Página web oficial de turismo y viajes a Suecia

Un día de lluvia en Suecia
Fotografía: Emelie Asplund/imagebank.sweden.se

Información básica

Qué ropa llevar en tu viaje a Suecia

Existe un dicho sueco que dice: "No existe el mal tiempo sino la ropa poco adecuada". Lee a continuación qué ropa colocar en tu maleta de viaje a Suecia.

Cuando planees tu viaje a Suecia debes tener siempre en cuenta que el clima es más frío cuanto más al norte del país te desplaces y que las diferencia entre las estaciones del año son más marcadas que en destinos más meridionales.

Por lo tanto, el tipo de ropa a escoger depende en gran manera de la época del año y del lugar de Suecia que visites.

Ropa en verano

Durante el verano el clima en la latitud de Estocolmo es templado y agradable. Tu maleta debe contener ropa ocasional de verano así como algún jersey para las noches y una chaqueta ligera o chubasquero por si llueve. Para hacerte una idea debes llevar el mismo tipo de ropa que llevarías para una estancia en la Costa Cantábrica o en la Costa Gallega si estuvieses en España.

Ropa en invierno

En invierno necesitarás un abrigo, guantes, botas y bufanda. Dependiendo de lo friolero que seas un forro polar o un plumón también pueden convertirse en tu compañero perfecto para mitigar el crudo invierno nórdico.
Muchos suecos usan gorros, gorras, sombreros y boinas de diseños variopintos con el objetivo de cubrir la cabeza. Algunos prefieren usar orejeras y otro tipo de prendas que protejan.
No olvides que las casas y locales suecos tienen sistemas de calefacción buenísimos por lo que es perfectamente viable estar en manga corta en su interior en pleno invierno.

Ropa para diferentes ocasiones

A los suecos les encanta la moda. Sin embargo, no les gusta pasearse con atuendos demasiado relucientes por lo que rara vez estarán demasiado tiempo lejos de un buen par de tejanos.
En restaurantes y haciendo negocios se espera que los hombres usen chaqueta y corbata. El uso de pantalones por parte de las mujeres en cualquier ocasión, incluso en negocios, es totalmente aceptado.
A la hora de hacer turismo un par de zapatos sin tacón permitirán a las mujeres desplazarse cómodamente no sólo por zonas rurales sino también por las calles con adoquines presentes en muchas ciudades.