Página web oficial de turismo y viajes a Suecia

Skiing, Åre, Jämtland
Fotografía: Henrik trygg/imagebank.sweden.se

Qué ver y qué hacer

Practica deportes extremos en Suecia

Suecia cuenta con estaciones climáticas muy diferentes, está rodeada por extensiones de mar y numerosos archipiélagos en su región oriental y occidental, posee montañas alpinas en su zona central, llanuras polares al norte, así como campiñas interminables, bosques y playas arenosas al sur.

Es cierto, resulta difícil creérselo. No en vano es el sueño de cualquier apasionado de los deportes de aventura.

Aventuras acuáticas

Pasea en kayak o canoa a través de los canales de Estocolmo o lánzate a la aventura y rema hacia los archipiélagos. Pasa la noche acampado en una isla. Pesca tu propia cena y duerme con las estrellas como techo. Sal a pescar en la naturaleza salvaje de la región central o pon tu adrenalina a tope descendiendo en balsa por los rápidos de Storfallet.

El sur es estupendo para practicar windsurf y kitesurf; especialmente en el estrecho de Öresund, en la zona de Varberg en la provincia de Halland y en la playa urbana de Malmö. Además, organizar unas vacaciones que incluya el descenso del río Klarälven en una balsa de troncos es una actividad en familia que no deberías perderte por nada del mundo.

Vacaciones haciendo senderismo

Apúntate a una excursión de senderismo con guía por las montañas suecas o por los parajes salvajes de los parques nacionales suecos (incluido el extenso parque de Sarek, cuya belleza salvaje e inalterada ha contribuido notablemente a que la UNESCO lo haya reconocido como sitio Patrimonio de la Humanidad). A menudo podrás combinar tus vacaciones de aventura practicando senderismo con otras actividades tales como recorridos en quad, descensos en tirolina, excursiones de supervivencia y acampada o caza.

Lagos helados

Los suecos no permiten de ninguna manera que el hielo y las temperaturas bajo cero les impidan disfrutar de los deportes de invierno. ¿Qué puede hacerse en tales condiciones metodológicas? Las opciones son numerosas; en cualquier parte del país, podrás deslizarte a todo gas por los lagos helados suecos en kitewing, practicar vela sobre hielo o realizar excursiones en patines de hielo en invierno.

Nieve y hielo

¿Piensas dirigirte al norte? Asegúrate de incluir en tu equipaje un piolet para hacer senderismo por los glaciares y escalar cascadas heladas. Participa en un safari en trineo tirado por perros esquimales y alójate en un iglú. También podrías alojarte en el ICEHOTEL. Aprender a guardar rebaños de renos y cenar en una kåta, la tienda tradicional sami. Por si esto fuera poco, podrás apuntarte a numerosos safaris en motonieve para avistar alces. Por cierto, procura no olvidarte de incluir también en tu equipaje ropa interior térmica.

Deportes extremos urbanos

Si lo deseas, podrás incluso practicar actividades de aventura extrema sin salir de la ciudad: Estocolmo, Gotemburgo y Malmö ofrecen actividades interesantes tales como descensos en canoa inflable rígida y paseos en globo aerostático de aire caliente.

¿Prefieres actividades más allá de tierra firme?

Realiza buceos en naufragios en las aguas del mar Báltico. Así es. Créetelo. No solo hay cerca de 10.000 naufragios registrados en Suecia, sino que también hay una ausencia total de carcoma. Probablemente el entorno es demasiado frío para estos insectos. Con esto y el bajo nivel de salinidad de sus aguas, no cabe duda de que el mar Báltico (en la costa este de Suecia) es el paraíso acuático de cualquier buceador.

Cuándo

Hay disponibles actividades de aventura para todo el año, o bien propias de cada estación repartidas por toda la superficie del país (aunque quizás deberíamos decir: repartidas por toda su longitud). Además, en Suecia, tus prácticas de deportes de invierno no se limitan únicamente a dicha estación del año, que bastará con cruzar el círculo polar ártico hasta la Laponia sueca y podrás disfrutar de aventuras en la nieve durante prácticamente todo el año. De hecho, podrás disfrutar a tope las 24 horas del día cerca de Kiruna durante el verano polar (entre el 31 de mayo y el 11 de julio), ya que es cuando el sol de medianoche nunca se pone.