Página web oficial de turismo y viajes a Suecia

Mesa de Navidad en Suecia
Fotografía: Carolina Romare/imagebank.sweden.se

Qué ver y qué hacer

Julbord - el bufé de Navidad sueco

La Navidad, jul en sueco, y las fechas que la preceden solo tienen que ver con una cosa; el famoso smörgåsbord sueco que, con motivo de las celebraciones navideñas pasa a denominarse julbord

En este acontecimiento es donde hay prácticamente 101 platos distintos intentando hacerse sitio encima de la mesa o conjuntos de mesas agrupadas. Además, como cabría esperar en la sociedad sueca, existe un orden estrictamente establecido a la hora de ir consumiendo los numerosos y variados manjares. La comida deberá constar de 5 platos en total. Deberá cambiarse de vajilla antes de empezar con el plato siguiente. Deberá haber generosas cantidades de aguardiente y cerveza a discreción y, al final, hay que terminar con el estómago lleno.

¿Cuándo?

El 24 de diciembre, Nochebuena, o todos los días de diciembre en que los restaurantes y bares sirven comidas de empresa de Navidad. Te conviene saber que los suecos celebran la Navidad un día por adelantado, el 24 de diciembre.

¿Dónde?

En toda Suecia.

¿Para quién?

El julbord suele celebrarse en familia en Nochebuena, con los amigos durante los fines de semana de diciembre y con los compañeros de trabajo en las fiestas de Navidad organizadas en la oficina o para los clientes durante la semana laboral.

Hazlo como los suecos

Empieza con los arenques en escabeche, pasa después a los embutidos, patés y salchichón de reno, seguido de los platos calientes que incluyen el apreciadísimo Janssons frestelse - un plato a base de patatas, cebolla, espadín en escabeche y crema - guisos de carne picantes, quesos y dulces.

Uno de los platos tradicionales del julbord que se resiste a desaparecer y que, aunque siempre se incluye en el menú, pocos son quienes lo piden es el lutfisk (una receta a base de maruca; un pez parecido al bacalao). Se trata de una especialidad de husmanskost, cocina casera sueca, aderezada de manera simple y que se origina de aquellos tiempos difíciles en que había que secar el pescado para poder conservarlo y era necesario echarlo en remojo antes de cocinarlo.