Página web oficial de turismo y viajes a Suecia

Sarek national park, Sarek
Fotografía: Anders Ekholm/Folio/imagebank.sweden.se

Destino

El parque nacional de Sarek en Suecia

¡Bienvenido a Sarek! ¿Deseas disfrutar de más de 2.000 kilómetros cuadrados de belleza natural salvaje, ruda e impoluta? ¿O contemplar 100 glaciares? ¿Y seis de los picos más altos de Suecia?

El extenso y deshabitado parque nacional de Sarek encarna por excelencia la definición de lo que supone estar apartado de todo.

Sarek, en la Laponia sueca, es el parque nacional de mayor superficie de toda Suecia y define como ningún otro el significado de la palabra apartado. Sus picos alpestres, macizos montañosos, valles glaciales, rápidos caudalosos y terreno extremadamente abrupto harán que tus cuádriceps no quepan en tus pantalones vaqueros durante los seis meses siguientes a tu viaje.

Sarek, solo para aventureros

¿A quiénes atrae el parque nacional de Sarek? A senderistas, escaladores experimentados y fanáticos de las actividades de aventura. De hecho, tienes que ser del tipo aventurero para poder sobrevivir en Sarek, ya que no hay caminos marcados, cabañas ni amenidades. Así es, Sarek es el sueño de todo aficionado a las actividades de supervivencia. Precisamente es esto lo que hace que Sarek sea tan especial. Aquí no tendrás que preocuparte de poder toparte con tu vecino (a menos que sea quien te acompañe en esta aventura). Como mucho, te encontrarás con algún animal salvaje.

¿Qué más puedes hacer ahí? Podrás cantar a todo pulmón, correr desnudo, tener largas charlas contigo mismo y todo eso sin que nadie se dé cuenta. Justo el concepto de libertad que tiene los suecos. Aún así, el parque no está totalmente privado de seguridad y confort.

El punto de partida perfecto es la estación de montaña Saltoluokta, situada al principio del Kungsleden o Camino del Rey y que incluye camas en condiciones y un restaurante. Puro lujo.

Consejos útiles

Ten en cuenta que no hay ningún camino marcado ni amenidades de ningún tipo. Tráete una brújula, mapas, papel higiénico y todo el sentido de aventura que puedas meter en el equipaje. Ah sí, y una tienda para acampar.

¿Cuál es la mejor época del año para venir? A finales de primavera, en verano y principios de otoño, a menos que te apetezca acampar a temperaturas bajo cero y llevar puesto crampones durante toda la excursión.